Más de la mitad de la población mundial vive en países que han recibido una gran influencia de las ideas y prácticas budistas. Sin embargo, desde los tiempos de Buda -quinientos años antes de la aparición del cristianismo- hasta mitad del siglo XX en Occidente no se sabía apenas nada acerca del budismo. No obstante, a mediados de siglo esta situación empezó a cambiar, y se dice que hoy en día el budismo es la religión que con más rapidez se extiende en Occidente.

En una época en que el individuo se enfrenta por un lado con las crecientes exigencias del consumismo, y por otro con las religiones que reclaman su credulidad, cada vez más hombres y mujeres se convierten al budismo con el deseo de descubrir unos valores humanos y espirituales que tanto escasean en la sociedad actual.

Pero ¿qué es el budismo? Normalmente consideramos que la religión es creer en Dios, o mejor dicho, en cualquiera de sus diversas manifestaciones; sin embargo, en el budismo no existe Dios alguno, La cuestión es si se trata sencillamente de una filosofía -una visión particular del mundo, unas pautas de comportamiento ético-, o si es más bien una especie de psicoterapia, una manera de comprendernos a nosotros mismos y afrontar los dilemas que la vida nos plantea. En cierto modo el budismo es todo eso, pero también mucho más.

El budismo invita a reconsiderar las ideas preconcebidas sobre la religión. Se ocupa de las verdades que van más allá de lo puramente racional, revelando una visión trascendental de la realidad que en su conjunto sobrepasa todas las categorías usuales de pensamiento. El camino budista es una forma de entrenamiento espiritual que con el tiempo lleva a una comprensión directa y personal de dicha visión trascendental.

Todos tenemos la capacidad de ser más despiertos, más sabios, más felices y más libres de lo que normalmente somos. Tenemos la capacidad de penetrar directamente en la esencia de la realidad, de llenar a conocer las cosas tal como son. Las enseñanzas y métodos del budismo tienen un único objetivo final: posibilitar la comprensión plena de nuestro propio potencial.

A lo largo de su dilatada historia, el budismo se ha extendido a todos los países asiáticos. Allí donde aparecía, la interacción entre la cultura indígena local y las nuevas enseñanzas de Buda causaba profundos efectos recíprocos. En muchos casos el budismo dio lugar a un renacimiento cultural. En algunas situaciones, como ocurrió en el Tíbet, se convirtió incluso en heraldo de la cultura. A medida que el budismo se extendía, experimentaba a su vez algunos cambios y terminaba adaptándose a las circunstancias culturales específicas de cada zona. Así, actualmente distinguimos los budismos de Sri Lanka, Tailandia, Birmania, Vietnam, Camboya, Laos, Tíbet, China, Mongolia, Rusia y Japón, y dentro de ellos una desconcertante variedad de escuelas, sectas y sub sectas. La pregunta que surge es cuál de entre todo este abanico es el verdadero budismo y qué tienen en común todos estos enfoques diferentes.

Lo que la mayoría de ellos tienen en común es su origen ancestral. Todos ellos son ramas, hojas y flores que han crecido a partir del tronco del primer budismo indio. Todos ellos contemplan la figura de Buda y aceptan y presentan sus enseñanzas originales, aunque destacan puntos muy diferentes.

Por lo tanto, para entender los fundamentos del budismo es necesario aproximarse a Buda lo máximo posible. Una forma de hacerlo consiste en estudiar los primeros textos y ver qué aspectos resultan todavía actuales. No se trata de rechazar interpretaciones posteriores. Hoy en día, los budistas occidentales se consideran herederos de toda la tradición budista. Podemos admirar, respetar y hacer uso práctico tanto de los elementos del soto zen japonés como de los del Vajrayana tibetano o el Theravada tailandés, pero para comprender la tradición en su conjunto hemos de volver a sus raíces.

La mayor parte de las doctrinas básicas que aparecen en este libro parten del primer budismo indio. Por lo tanto, espero que los budistas seguidores de una tradición diferente disientan en muy pocos aspectos. Por la misma razón, en los pocos casos en que describo términos técnicos budistas me he limitado normalmente a las lenguas religiosas indias originales, empleando el pali o el sánscrito, ya que parece lo más apropiado. Dado que no se trata de un trabajo especializado, he omitido los signos diacríticos

El objetivo principal de este libro es dar a conocer al público general la amplia diversidad de tradiciones budistas, subrayando algunos de sus elementos más particular del mundo, unas pautas de comportamiento ético-, o si es más bien una especie de psicoterapia, una manera de comprendernos a nosotros mismos y afrontar los dilemas que la vida nos plantea. En cierto modo el budismo es todo eso, pero también mucho más.

El budismo invita a reconsiderar las ideas preconcebidas sobre la religión. Se ocupa de las verdades que van más allá de lo puramente racional, revelando una visión trascendental de la realidad que en su conjunto sobrepasa todas las categorías usuales de pensamiento. El camino budista es una forma de entrenamiento espiritual que con el tiempo lleva a una comprensión directa y personal de dicha visión trascendental.

Todos tenemos la capacidad de ser más despiertos, más sabios, más felices y más libres de lo que normalmente somos.

Tenemos la capacidad de penetrar directamente en la esencia de la realidad, de llenar a conocerlas cosas tal como son las enseñanzas y los métodos del budismo tienen un único objetivo final: posibilitar la comprensión plena de nuestro propio potencial.

A lo largo de su dilatada historia, el budismo se ha extendido a todos los países asiáticos. Allí donde aparecía, la interacción entre la cultura indígena local y las nuevas enseñanzas de Buda causaba profundos efectos recíprocos. En muchos casos el budismo dio lugar a un renacimiento cultural. En algunas situaciones, como ocurrió en el Tíbet, se convirtió incluso en heraldo de la cultura. A medida que el budismo se extendía, experimentaba a su vez algunos cambios y terminaba adaptándose a las circunstancias culturales específicas de cada zona. Así, actualmente distinguimos los budismos de Sri Lanka, Tailandia, Birmania, Vietnam, Camboya, Laos, Tíbet, China, Mongolia, Rusia y Japón, y dentro de ellos una desconcertante variedad de escuelas, sectas y sub-esenciales (y por lo tanto más comunes), así como d mostrar que la importancia de las doctrinas budistas fundamentales sobrepasa sus orígenes históricos. Y sobre todo espero que anime a algunos lectores a poner e práctica dichas enseñanzas. Los libros son muy útiles pero para conocer realmente el budismo es preciso partir de la práctica. Del mismo modo que ni el escritor d más talento es capaz de describir el sabor de una naranja, ningún libro podrá capturar la esencia de la práctica budista.

Buda dijo: «Igual que el gran océano tiene un solo gusto, gusto de sal, también mis enseñanzas tienen sólo un sabor, el sabor de la liberación.»

EL METTA SUTRA, La Oración Diaria

Que todos los seres sintientes seamos capaces y probos, rectos, de lengua cortés y sin orgullo.

Que estemos contentos y de apoyo fácil, libres de carga, y sus sentidos en calma.

Que seamos sabios, no arrogantes y sin deseos por los bienes de los otros.

Que seamos incapaces de hacer algo malo o que los sabios podrían reprobar.

Que todos sean felices. (Con verdadera felicidad).

Que vivamos en seguridad y regocijo.

Que seamos felices todos los seres vivos, tanto débiles como fuertes, altos y robustos, de talla media o pequeña, presentes o no presentes, próximos o distantes, nacidos o por nacer

Que nadie defraude a otro o desprecie a un ser en cualquier estado.

No permitamos que la rabia o el odio te haga desear el mal para otro.

Como una madre vela por su hijo único, dispuesta a perder su propao vida para proteger a su hijo, así, con corazón desprendido, se debe cuidar los seres vivos, inundando el mundo entero con una bondad y amor que venzan todos los obstáculos.

De pie o andando, sentado o echado, durante todas nuestras horas de paseo, debe recordarse conscientemente a este corazón y su forma de vivir que es la mejor en el mundo. (ser humano)

Visitas: 53

Comentario

¡Tienes que ser miembro de E.A.C. para agregar comentarios!

Participar en E.A.C.

Comentario de coralparis el julio 6, 2011 a las 8:55am
Estupenda e interesante entrada Mario.
Gracias mil por tan valiosa información.

Un abrazo positivo.

Insignia

Cargando…

¡CONTÁCTANOS POR WHATSAPP!

¡GRACIAS POR TU APORTE!

Con el fin de que E.A.C. siga funcionando y puedas disfrutar de todos nuestros contenidos, puedes colaborar realizando un APORTE de cualquier cantidad.

 

 

 

 

 

 

© 2020   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio