¿Qué tipo de temperamento o personalidad tienes como padre?

por Silvana Benitez

¿Quieres que tu hijo mejore su conducta y te obedezca? Necesitas conocer su personalidad o temperamento, para así conocer sus necesidades emocionales, debilidades que es en lo que debes trabajar, y virtudes las que debes exaltar. De esa forma tu niño mejorará su conducta mucho.

 

Pero la cosa no termina ahí, es sumamente importante que te conozcas a ti mismo, ya que descubrirás cuantos errores estas cometiendo y por consecuencia incitando el mal comportamiento en tu niño. Aquí hablaré como son los padres según su personalidad o temperamento.

El padre o madre MELANCÓLICO

El padre, o madre perfeccionista es lo que todos los demás desearían ser: limpios, organizados, puntuales, juiciosos, analíticos, detallistas, conscientes, talentosos, dedicados, musicales, pacientes, artísticos, creativos, poéticos, sensibles, sinceros y firmes.  El padre o madre melancólico toma muy en serio el tema de la crianza de los hijos, tratando de formar hijos perfectos y busca métodos para hacer su tarea lo mejor posible.

Con frecuencia estos padres se niegan a usar las 4 personalidades como una herramienta porque les parece demasiado simple, les parece que es poner etiquetas injustas a las personas. Sin embargo, una vez que deciden probar la idea (puesto que son personas analíticas), hallan que su simplicidad puede explicar asuntos complejos. Aprenden que las etiquetas son necesarias para dividir la personalidad o temperamento de las personas en unidades comprensibles, y que la teoría se convierte en un arma útil para tratar con las demás personas y con sus niños.

Una vez que estos padres perfeccionistas examinan con mente abierta el uso de las 4 personalidades,  se alegran de lo fácil que resulta comunicar esta destreza a su familia y a los demás. (Esto me pasó a mi y por eso cree este blog)

Por primera vez en su vida, el melancólico profundo comprende porqué las demás personas no ven las cosas a su manera. Anteriormente la persona perfeccionista pensaba que todos debían ser perfeccionistas como ella y asumía que todo querrían ser así si tan solo supieran como. ¡Qué experiencia reveladora  es hallar que solo una cuarta parte de las personas en el mundo tienen la capacidad o el deseo de hacerlo todo perfectamente! Los padres melancólicos necesitan recordar esto o arriesgarse a criar niños que no encajen en un molde “perfecto” a pesar de sus mejores esfuerzos.

Estos padres tienden a ser  “Padres del estilo de amor y límites” como explico en el artículo ¿Por qué debes disciplinar a tu hijo?, pero muchas veces caen en el error de no aceptar a sus hijos y de ser muy estrictos por sus altos ideales de perfección, tienden a ser un poco intolerantes, critican demasiado y se quejan de la falta de colaboración. Haciendo de esta manera mucho daño.

 

El padre o madre COLÉRICO

Muchos hemos tenido padres coléricos, que con mucha autoridad no han impuesto reglas, pero nos han demostrado poco amor. El padre autoritario cae mucho en ese error y no se da cuenta de el daño que causa en sus hijos.Quizás tú mismo seas colérico, no estás teniendo una buena relación con tu hijo y no entiendes por qué.

Veamos como es el padre colérico.

Debido a que el padre o madre autoritario instantáneamente se vuelve un comandante en jefe en cualquier situación, estar a cargo de la familia le parece algo natural. Todo lo que tiene que hacer es alinear las tropas y dar órdenes. Todo suena muy simple. Los coléricos creen que si todos hicieran las cosas a su manera (de inmediato) todos vivirían felices para siempre. El padre colérico esta acostumbrado a dar ordenes firmes en su mundo laboral sin que nadie lo contradiga y espera lo mismo en casa.

Una madre colérica casada con un hombre apacible flemático que no soñaría ni siquiera  en estar en desacuerdo con ella, controla a la familia con firmeza y sus rápidas decisiones por lo general son correctas. El hogar con padres autoritarios casi siempre es metódico y marcha a paso veloz, a menos que alguien entre en insurrección.

El hogar no solo está bajo control, sino que el padre colérico es el que realiza el trabajo aunque sea durante sus horas de esparcimiento. A este individuo no le gusta descansar y considera que relajarse es un pecado que debe evitar. Cree también la mayoría de las veces que criar a un niño es darle todo lo material que necesite, estudios, moralidad pero se olvida de darle de su tiempo y de demostrarle amor, con aceptación, halagos y contacto físico. No entiende que la parte emocional de sus hijos es en lo que más debe trabajar ya que su naturaleza colérica tiende a ser poco emocional.

Estos padres tienden a ser  “Padres Autoritarioscomo explico en el artículo ¿Por qué debes disciplinar a tu hijo?, y una de sus debilidades es que espera obediencia instantánea de todos los que lo rodean.

Si tú  eres un padre colérico debes aprender a aceptar las diferencias, y no solo insistir en hacer las cosas a “mi manera”, de esa forma la familia se podrá relajar lo suficiente como para disminuir la tensión que con frecuencia trae al hogar la presencia de un padre colérico. Debes reconocer que las tres cuartas partes de la población no tienen la manera de conducirse del colérico, su empuje, su brío, su persistencia y el amor por el trabajo, aunque esto no significa que los demás estén equivocados, solo que son diferentes.

Conozco una madre colérica casada con un hombre flemático, que se transformó en la autoridad en el hogar y que sus constantes críticas y exigencias a su esposo e hijo sanguíneo, además de casi un abandono al hogar por tanto que trabaja, ha provocado un hogar totalmente infeliz, con un hombre dominado, un hijo con  baja autoestima y su propia infelicidad. Lo más triste es que cuando hablo con ella y le aconsejo no comprende que debe cambiar ella para lograr un hogar feliz, y le hecha la culpa siempre a los demás. Los coléricos son tan porfiados y auto-suficientes que pocas veces comprenden sus debilidades.

 

El padre o madre SANGUÍNEO

El padre o madre sanguíneo tiende a tener una buena relación con sus hijos, muy divertida y espontánea, pero muchas veces no sabe como establecer reglas ya que la prioridad de un sanguíneo es la diversión y vivir la vida como viene.

Veamos como es el padre Sanguíneo

 

Al padre o madre sanguíneo, popular le encanta divertirse y tener espectadores. Los niños pueden convertirse en la audiencia de una madre sanguínea que enciende su personalidad cuando llegan los amigos de su hijo. La mujer jugará con los niños, pero puesto que los sanguíneos les importa mucho la reacción de los que lo rodean, un grupo desinteresado de niños hará que a ese padre se le acabe el encanto. Después de todo ¿por qué molestarse con tratar de ser agradable y adorable si a nadie le importa?

 

Una madre me consultó preocupada por qué no se podía llevar bien con su hijo de 7 años. Mientras que ella me hablaba me di cuenta que su hijo era melancólico y que no respondía al humor de su madre. Me contaba que un día había hecho algo divertido y que el niño ni siquiera la miraba e incluso se sentía humillado.

 

El peor castigo para un padre sanguíneo es que la familia no le preste atención. Cuando esta madre comprendió su personalidad y la de su hijo, cambió su enfoque en la manera de relacionarse con su hijo y el niño enseguida comenzó a responder positivamente. Hoy se llevan muy bien y se comprenden.

 

Sin el conocimiento de las cuatro personalidades, podemos preguntarnos por qué hallamos que solo una de cada cuatro personas ve las cosas a nuestro modo. Con esta comprensión del asunto, podemos llevarnos bien con los que son o no como nosotros.

 

Al padre sanguíneo le encanta tener el papel estelar y ser el centro de atención pero sin tener que ser responsable del trabajo arduo o de los detalles. En la mente de este padre la responsabilidad no es un punto a su favor y con frecuencia las otras personalidades lo llaman frívolo. Este tipo de padres es más apreciado por los niños de una personalidad similar que pueden reírse junto con ellos  pero no tanto por los niños melancólicos que con frecuencia se sienten avergonzados por este padre.

 

Una vez viví una escena que refleja lo que estoy explicando

 

Mi hija que en ese entonces tenía 10 años, se iba a un paseo escolar y todas las madres acompañamos a nuestros hijos a la entrada de la escuela, donde esperaban las maestras y el bus donde iban a viajar. Todos los niños iban subiendo y las madres nos quedamos en ambos lados de la calle mirando como se acomodaban en sus asientos los niños. Entre saludos de lejos, a mi lado había una mamá que saludaba a su hijo, saltando y gritándole “Cómprame alfajores”, (los alfajores son una golosina deliciosa en mi país) porque en la ciudad donde los niños iban a viajar, los alfajores artesanales, eran tradición. El niño que ya estaba acomodado en su asiento de la ventanilla, miraba a su madre de costado, apenas girando sus ojos, con una vergüenza impresionante, por ver a su madre saltar y gritar desde lejos. Ese niño estaría pensando “trágame tierra”. Su madre al ver que el niño lo le prestaba atención y ni siquiera la miraba, voltea a ver a las otras madres y dice ” no me presta atención, que niño más amargado”.

 

Conclusión, un niño melancólico que se avergonzaba de la extroversión de su madre sanguínea.

 

Estos padres tienden a ser  “Padres Permisivoscomo explico en el artículo ¿Por qué debes disciplinar a tu hijo?, y una de sus debilidades es que no trazan metas ni reglas para sus hijos, dejándolos demasiado a la deriva.

 

El padre o madre FLEMÁTICO

Los padres Flemáticos apacibles tienen una naturaleza amable, simpática, paciente, relajada, algo que encontramos tan agradable y aceptable en un padre o madre. Estas personas no discuten ni pelean, no insisten en altos logros, se recuperan de los golpes de la vida, nunca son irracionales ni histéricos. ¿Qué más podría pedir un niño? Muchos pequeños estarían muy contentos de cambiar a su madre popular, emotiva y dramática (Sanguínea); su padre dictatorial, temperamental y poderoso (Colérico); o a su padre perfeccionista, puntilloso y criticón (Melancólico), por un apacible protector.

Pero hay algunos problemas. Veamos cómo es el padre Flemático.

 

Este padre o madre que es indulgente tiene algunos inconvenientes. Al menos que el padre Flemático desarrolle una guía de reglas para disciplinar y se aferra a ellas, un niño sanguíneo dulcemente lo manipulará y dulcemente buscará la manera de salirse con la suya y evitará sus merecidas consecuencias, y un niño colérico puede llegar a mandar en el hogar. Los padres apacibles deben obligarse a invertir energía en sus relaciones con sus hijos para que la comunicación no se haga inexistente. El padre flemático que se retrae a su propio mundo, se retira también de la responsabilidad de ser padre, lo que no favorece a un niño.

 

Los padres Flemásticos con hijos Coléricos que es el opuesto tienden a transformarse en hijos y el niño en el jefe de la familia, ese cambio de roles no es bueno para el niño, porque no tendrá una imagen correcta de lo que es un padre o madre con autoridad y protección.

 

Por eso cuando muchos padres, no solo Flemáticos sino de todos las personalidades y mezclas de ellas, me escriben preguntándome como hacer para que su hijo cambie, la respuesta está en ellos mismos. No nacimos sabiendo ser padres y cometemos muchos errores sin darnos cuenta por nuestro tipo de personalidad. Si queremos que nuestros hijos cambien o mejoren ciertas actitudes el cambio empieza por nosotros los padres.

 

Una madre me escribió, como hacia para cambiar a su hijo.

 

Hola Silvana : Espero que me puedas ayudar por que en realidad no lo estoy pasando bien en relación con mi hijo Felipe que ya tiene 16 años y ha repetido dos veces en sexto básico y en octavo básico el año pasado, por lo cual esta cursando actualmente este mismo curso. Las características de mi hijo es que ya nos sobrepaso en cuanto al respeto y el acatar las normas del hogar (si es que se puede llamar hogar) ya que ambos padres trabajamos y nos queda poco tiempo para compartir y no nos  ponemos de acuerdo para llevarnos bien entre mi esposo, hijo y yo. El matrimonio nunca ha sido estable ni en lo económico y en lo emocional. Son tantas cosas que han pasado desde que nació nuestro único hijo que es largo de contar.Espero que me puedas entender y ayudarme. Gracias cariños.

 

Si ves, ella planteó el problema y descubrió la razón del por qué su mala relación con su hijo. Todo lo que ella mensiona es el problema:

 

  • Padres ausentes
  • Falta de límites
  • Matrimonio inestable
  • No hay acuerdos

La pregunta es: ¿El hijo es el que debe cambiar o los padres?

 

El cambio empieza por ti papá y mamá… y verás como tu hijo cambia, él necesita de ti!!!

 

 

por Silvana Benitez

 

 

Visitas: 722

Respuestas a esta discusión

Está genial el modo como has organizado el artículo. El modelo por supuesto es muy bueno. Como todo modelo, es perfectible, quizás dentro de un tiempo tendrás 6 tipos y no 4 o vaya a saberse cuántos. No hay que aferrarse a ningún modelo, ya que en última instancia son sólo construcciones de nuestra mente para poder comprender mejor la realidad. Al mismo tiempo HAY que utilizar modelos, porque nos ayudan dando claridad y orden al caos natural. Saludos.

RSS

Educación de Alta Conciencia ,la Red Social de Educación Alternativa y Holística más Grande de Iberoamérica. País:México

¡ÚNETE A NUESTRO TELEGRAM!

 

CURSOS y EVENTOS

© 2021   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio