Carlos Rosales
Psicólogo

Si alguien nos preguntara por las características esenciales que mejor definen al hombre, ¿qué responderíamos? Posiblemente algunos dirían que el hombre generalmente es fuerte, protector y caballeroso, quizás algunos otros llegarían a suponer que un rasgo esencial masculino es la agresividad, la infidelidad o los celos, y para otros quizás sea más destacable la poca sensibilidad, el espíritu de competencia o la necesidad de conquista. Si bien todos estos rasgos no son estrictamente exclusivos de los hombres, parece ser que sí se presentan con mayor regularidad e intensidad en los hombres que en las mujeres. Esto se debe a toda una influencia cultural que intenta perpetuar un esquema específico de masculinidad.


Desde el día del nacimiento, a lo largo del transcurso de los años y hasta la muerte, el hombre aprende a distinguir qué comportamientos son los más aceptados y esperados para su sexo. Las costumbres y tradiciones, la familia y los medios de comunicación, entre otras fuentes, proporcionan pautas de aprendizaje que condicionan la forma en que nos desenvolvemos. Por ello es que existen matices en las formas en las que se manifiesta la masculinidad, es decir, el comportamiento típico de un hombre variará dependiendo de la época histórica y de la sociedad en la que crece. Por ejemplo, para nuestros bisabuelos  las tareas del hogar (cocinar, planchar, lavar, etc.) no eran labores “de hombres”, sino “de mujeres”; en la actualidad esta apreciación dejó de ser frecuente.


Lo que es importante destacar con este ejemplo, es que existen posibilidades reales de cambiar un comportamiento típicamente asociado a lo masculino, sin que por ello se pierda la orientación sexual de origen.  Esto toma especial relevancia cuando logramos apreciar que muchas formas de masculinidad, centradas en la dominación y en el uso del poder y la fuerza, son nocivas tanto para los hombres como para las mujeres.

Los comportamientos que típicamente son denominados como “machistas”, resultan de una visión de mundo que supone algún grado de superioridad de los hombres respecto a sus pares femeninas. Está de más recordar que todo ser humano posee un valor y una dignidad que le es intrínseca, y que por lo tanto, nos vuelve merecedores a todos por igual, del mismo respeto, de las mismas oportunidades, derechos y libertades. Sin embargo, en ocasiones el estilo de crianza que nos ha tocado vivir y el entorno sociocultural, nos hace olvidar este principio básico, y es precisamente ahí entonces cuando  se incurre en actitudes y conductas discriminantes o dominantes.


La mejor defensa que los hombres pueden esgrimir para justificar su concepción de supremacía masculina, consiste en convencerse de que su forma de ser es natural, inmutable e inofensiva, es decir, pretender que no se tiene ningún problema ni la capacidad para buscar un cambio. Por ejemplo, ante una situación en la que los celos se presenten combinados con conductas agresivas en el hombre, éste puede justificarse  respondiendo: “¡yo soy así y si no quieren verme enojado, entonces no hagan cosas para provocarme!”


Si cotidianamente necesitamos andar demostrando en todo momento cuan machos somos, es claro entonces que se ha errado desde hace mucho tiempo el camino. Cuántos conflictos y sufrimientos en el hogar, cuántas malas decisiones tomadas, cuántas oportunidades perdidas tienen que pasar, para darnos cuenta que los momentos de vulnerabilidad y debilidad también pertenecen a los hombres. Una de las características más nocivas de la masculinidad machista, consiste en la represión de las emociones, en la frialdad con que se manejan las relaciones afectivas. Muchos hombres se están perdiendo de disfrutar una comunicación abierta y sincera con sus hijos y su pareja por esto, o prefieren permanecer férreos e imperturbables por fuera, aunque por dentro vivan atormentados,   y todo  por mantener su lugar de “hombre de la casa”.


Debemos repensar nuestra vida y descubrir lo que es verdaderamente prioritario en ella. ¿Es acaso provechoso mantenerse viviendo en una constante pugna por demostrar siempre tener la razón, o por ejercer siempre el control sobre todas las cosas y sobre los demás? ¿O será mejor construir relaciones equilibradas, más humanas, auténticas y plenas, aunque eso signifique un reconocimiento de limitaciones y búsqueda de apoyos? La respuesta resulta obvia, pero se requiere un poco más que una buena voluntad de cambio para empezar a vivir una masculinidad sana y equilibrada. Es necesaria también la constancia, la humildad, la paciencia, en algunos casos la búsqueda de ayuda externa, pero por sobre todo, empezar a desarrollar la convicción de que con el cambio, no se inicia una pérdida de la hombría, sino una mejora integral del hombre.




Tu opinión es importante.
Anímate y deja un comentario, Gracias.




Visitas: 915

Respuestas a esta discusión

Excelente! Por suerte son muchos los varones que están apostando al cambio.! Y, por supuesto, se sienten mas aliviados. Me parece que el cambio, al menos en Argentina, se viene dando desde hace rato.. ¿Cuáando un varon iba a usar camisa rosa, se iba a teñir el pelo, hacerse mechitas, ponerse aritos, ir a un instituto para depilarse, hacerse permanente, maquillarse, ponerse cremas de todo tipo, alegrarse cuando le regalamos flores, etc.? Y siguen siendo varones... ¡Aplausos para los varones de hoy! Pobreciiiitoooos cómo sufrieeeronnn!! Se debian este cambio. Abrazo a todos los nuevos y relajados varones.

De acuerdo con las relaciones equitativas de género, de crecimiento y nutricias... todo es cultural, yo tengo un varón y me baso con el ejemplo que permito de los varones hacia mi persona, pero en la realidad el ejemplo lo adquiere mas a conciencia de un varón, ( su padre ) aún asi no es imposible llevar a cabo las labores de conciencia en las nuevas generaciones sobre toda en la masculina.,Saludos!!! y gracias por el aporte.


Pienso que lo esencial es el equilibrio,la armonizacion y en definitiva no verlo ni vivirlo como "blanco o negro", es decir "YO SOY HOMBRE pero se ser SENSIBLE,TIERNO,DULCE " Y lo que haga falta para procurar amor y felicidad patra mí y los demás. Esto es integrar lo MASCULINO-FEMENINO en el ser hombre. ¿Hasta cuando los hombres viviremos como "minusvalidos sentimentales"?........................

la criansa y el estado sosiocultural....importante
empiesan aver cambios. ya no imponer razones. ir al super market
lavar, cocinar.....usar un look mas actual...atreverte a no usar los clasicos
perfumes...usar aromas dulses.....(todo esto y mas ) se esta dando
loque creo que es difisil. dejar el abito de tener control en todo.
y siempre estar al frente de los problemas

Todos tenemos una parte masculina y femenina, independientemene de que seamos hombres
o mujeres, se tiende en cada persona al equilibrio entre lo masculino y lo femenino. Cada persona
debe aprender para conseguir este equilibrio. Lo más importante es la educación, cuando se educa a
hombres y mujeres en igualdad de genero desde pequeños es más facil que comprendan que todos
somos iguales independientemente del genero. Una vez más se demuestra como la solución de los
problemas estaría en la educación, además de aprendender el curriculum academico, es necesario
educar en valores. Los hombres que decimos tienen un comportamiento afeminado, son hombres que
tienen equilibrada su parte masculina y femenina.

que dificil les resulta a muchos de ellos, para poder cambiar sus conductas. Mi expareja estaba arraigada a su cultura de etnia gitana, y aunque el era de una generación más joven, y de unlugar tan liberal como ibiza, con el tiempo, utilizaba el recurso dominante, y de valor de macho en varias situaciones.. siendo yo mujer me sentia como si fuera suya.. el me convencio de ello! despues de discusiones por la forma de vestir, por mi ser tan cariñoso con los demás, el amor con mi familia, todo lo q estuviera fuera de su alcance, era un constante control y poder ante mi, si accedia bien, sino recurria a lo unico q sabia recurrir amenazas, peleas verbales o fisicas. Despues de los años, me di cuenta que este ser, le ha sido imposible cambiar, no tiene más recursos, su educación ha sido basada en un poder del hombre sobre la mujer, aunque de palabra nieguen cosas , lo creen y lo sienten asi , tienen una forma de ver la vida, donde la mujer es la encargada de la casa y la familia y ellos tienen el derecho de estar con otras mujeres y de que tienen el poder sobre su mujer, porq es suya! utilizando amenazas y violencia...
Viene de familia desestructurada, de relaciones de parejas anteriores a mi , repitiendo esta historia... Intentamos varias veces mediante un educador ayudar a corregir esa rabia, ese miedo a la soledad, ese niño herido y esa falta de amor...... detrás de todo aquello estaba vacio de amor, y yo llenaba su hueco o quizas una gran parte, yo era un ser de luz para tanta oscuridad.., pero a el no le bastaba mi ser sino era con condicionantes y posesión , tenia miedo a perderme. El no sabia que esto no funciona asi, y yo hasta al cabo del tiempo tampoco.. El amor es un caminar juntos, acompañados , nada de obligaciones, compartir , comprension, nada de dominación... Asi fue... nuestros caminos se separaron , con todas las consecuencias, y hasta al cabo de 4 años, no llegue a comprender toda esta historia, estaba atrapada en el dolor del pasado..la liberación fue el perdón. Logré perdonar cosas que podrian ser imperdonables....
Yo animo a la gente a luchar por lo que se quiere, pero cuando de ahi dependa la dignidad y la integridad de la persona, una retirada a tiempo, es una gran victoria. Un abrazo esta vez.... a todos los hombres conscientes, GRACIAS POR VUESTRO ESFUERZO. Cris

PARA CAMBIAR ESTO SE DEBE EMPEZAR POR EDUCAR A LAS MADRES, PORQUE ELLAS EMPIEZAN A DECIRLES DESDE NINOS: LLORAR NO ES DE HOMBRES, NO LAVES TRASTOS ESTO ES CUESTION DE MUJERES. Y CREO QUE ENTONCES VAN A DISMINUIR EN GRAN MEDIDA LOS MACHOS Y VAMOS A EMPEZAR A VER MAS HOMBRES QUE MACHOS. HE NOTADO QUE CUANDO CRECEN MACHOS ES DIFICIL CAMBIAR ESA IDEOLOGIA. LO DIGO POR EXPERIENCIA PROPIA MI SOBRINO CRECIO ASI Y CUANDO HABLAMOA TENEMOS PROBLEMAS POR EL MACHISMO Y TRATO DE ENSENARLE QUE ESTA ERRADO. A PROPOSITO NO TENGO HIJOS PERO SOY MEDICO PEDIATRA EN MI PAIS YAQUI EN USA SOY ENFERMERA PEDIATRICA.

RSS

© 2021   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio