Aprende a confiar en ti mismo. Abre los ojos y date cuenta de que todo es un símbolo de la realidad. Si quieres dejar volar tu práctica, déjala libre.

 

Por Ben Riggs (Publicado originalmente en “Elephant Journal”)

 

Nadie llega a la espiritualidad para malos ratos y risas. Nuestra llegada al camino espiritual se precipita por nuestro propio sufrimiento. Muchas veces el sufrimiento es exagerado, pero a veces no lo es.Independientemente de la extremidad, el contraste que experimentamos entre nuestros ansioso y estresado mundo laboral, y la simplicidad del cojín de meditación es un evento impresionable.

 

Inicialmente, la frescura y la sencillez del camino espiritual sobresale como una llaga, pero le damos la bienvenida, en medio del agitado mundo de los plazos, cuentas, y el gimnasio.Pero después de un tiempo, nuestra práctica pierde su gracia. La relajación es algo que ya no encontramos en la práctica de la meditación. Por el contrario, la práctica de la meditación se convierte en otra “cosa por hacer” en nuestra lista. En lugar de ser el refugio que alguna vez fue, la meditación se transforma en otra carga más. Es decir, algo que creemos que debemos tener tiempo para, al mismo tiempo nos resistimos y rebelamos contra la idea de que es una parte indispensable de nuestras vidas.

 

A pesar de que la meditación se ha convertido en sólo una tarea que tenemos que terminar, en medio de una situación estresante, siempre recordamos eufóricamente nuestro cojín.  Cuando nos encontramos en el final de una acalorada discusión con nuestra pareja, presionados para cumplir con una fecha límite, o con ansiedad navegando a través de horas punta de tráfico se hace evidente para nosotros que tenemos que tomarnos un tiempo para nosotros mismos y relajarnos. Reconocemos la necesidad de relajarnos, y que asociamos con los momentos de relajación profunda, de tranquilidad, que experimentamos durante la fase de luna de miel de nuestra relación con la meditación. Nuestras mentes siempre recordarán el soplo de aire fresco que una vez fue nuestra práctica. Por desgracia, esta memoria nos prepara para el fracaso y la frustración, ya que nuestro punto de vista “medicinal” de la meditación desinfla la práctica, transformándola en un antídoto o alguna otra cosa que debemos hacer, lo que sólo suma a nuestra ansiedad e irritación.

 

Si hay una cosa que he aprendido en mi corta vida es que la vida es simple. Pero esta simplicidad está supeditada a confiar en mí mismo, y confiar en mi mismo puede ser confuso.

 

En otras palabras, el movimiento hacia la meditación es inteligente y adecuado, pero tendemos a traducir el movimiento inteligente usando una lengua muerta. Digamos, por ejemplo, que estás en el trabajo. Usted tiene un millón de cosas que hacer. Luego, tu jefe aparece para decirte, “¡Llamó el gerente y quieren esos informes por hoy!”  Te pasas entonces el día corriendo tratando de terminar en 8 horas el trabajo de una semana. Entonces, en medio de tu colapso, un sentimiento fundamental surge. Esta sensación parece ser un movimiento hacia la simplicidad. Pero, cuando se traduce a través del medio de la conceptualización, esta inteligencia parece estar diciendo, “Tenemos que dejar lo que estamos haciendo, y encontrar un lugar tranquilo, y sentanos en la postura con las piernas cruzadas, con la conciencia en un solo punto de la respiración”. Esto suprime la voz de la inteligencia mediante la conversión de la necesidad de conciencia o la atención plena en una actividad específica que sólo se puede lograr una vez que el plazo se ha cumplido, la cena está lista, y los niños se han ido a dormir. Coloca una necesidad inmediata en un segundo plano, con lo que te niegas la oportunidad de despertar. El movimiento de la inteligencia básica, incluso en los ejemplos más incómodos, se refiere siempre a despertar, ¡Confía!

 

Este malentendido se debe a que el pensamiento egocéntrico se establece o se completa en relación con algún punto de referencia fijo. Si ves, la inteligencia fundamental es siempre la cordura funcional, es la base sin censura que todos nuestros comentarios discursivos tratan de descifrar. Es pensamiento que busca traducir o descifrar esta información en bruto. La institución del pensamiento trata de hacer que la expresión natural de la inteligencia se traduzca en un lenguaje perceptible. Esto es lo que significa dudar de ti mismo, no confiar en tus intuición.

 

La intuición siempre está correcta, pero curiosamente no le hacemos caso. El pensamiento escucha ese sentimiento fundamental y dice: “Oh, sí. Lo que realmente quieres es tal-y-tal”.  El único material que tiene que tiene el pensamiento para trabajar es el repositorio de experiencias guardadas en la memoria. De hecho, el pensamiento es la memoria en movimiento. El Pensamiento dualista va a el pasado para descubrir una memoria fija asociada a la idea que se expresa por la inteligencia básica innata. Entonces, el solucionador de problemas en nuestro cráneo proyecta esta información expirada hacia el futuro y la llama una “solución”. La inteligencia básica dice: “Para. Respira. Siente la tierra”. Y el ego interrumpe y dice: “Oh, lo que quiere es sentarte en el cojín y meditar”. Esta interpretación hace de la meditación obsoleta e inadecuada, ya que las circunstancias no permiten esta actividad en este momento. Nos vemos obligados a ignorar la necesidad básica de simplicidad, y continuar con nuestro ataque de nervios. O esforzarnos aún más, a fin de obtener el dominio sobre nuestras circunstancias, y por la fuerza implementar nuestra pequeña solución.

 

No podemos sentarnos con las piernas cruzadas y observar la respiración mientras estamos conduciendo los niños a la escuela. En realidad, la propia experiencia (el sentimiento fundamental) está comunicando una necesidad apropiada e inmediata. “Siente la tierra bajo tus pies. Siente el viento corriendo a través de la ventana de tu auto. Siente tu trasero firmemente apoyado en la silla. Siente, siente, ¡siente! Sal de tu cabeza. ¡Regresa a tu cuerpo. Eres humano, recuerda eso, ahora mismo!

 

La meditación es ahora o nunca. En lugar de inmunizar a tu práctica, déjala respirar. Déjala vivir. La práctica está viva. Descubre la frescura y la precisión de la sanidad básica en el contexto de tu vida diaria. No la dejes para más tarde. El “más tarde”, nunca llega. El “más tarde” es un lugar de fantasía. No transformes tu práctica en una idea obsoleta y expirada de que depende de las circunstancias. En la práctica formal, la respiración no es más que un símbolo del momento presente. Volver a la respiración es un ejemplo de volver a la realidad o el momento presente. Aprende a confiar en ti mismo. Abre los ojos y date cuenta de que todo es un símbolo de la realidad. Si quieres dejar volar tu práctica, déjala libre. Extrae la esencia, que es la realidad. Luego, a través del día descubre esa esencia. Este es el movimiento de la inteligencia. Finalmente descubrirás que la inteligencia básica y la realidad son de un mismo sabor o una misma esencia. Llegará a ser tan claro como el agua que la verdadera naturaleza de la mente es la realidad. Por último, la práctica llega a su fin, cuando la mente corresponde a la realidad ya que las dos no pueden separarse.

 

Publicado originalmente en “Elephant Journal”

 

http://www.elephantjournal.com/2011/05/the-key-to-everything-trust-...

Visitas: 168

Respuestas a esta discusión

Muy bueno, muchas gracias.... Sentir y vivir este momento plenamente, es meditar con los ojos abiertos, eligiendo siempre por por estar presentes.

Luc
¡UAUUUUUUUUUU! TENGO QUE LEERLO POR LO MENOS OTRA VEZ MÁS. MUCHAS GRACIAS POR EL APORTE. BESOS Y BUEN FIN DE SEMANA.
Vivir, no podemos olvidar que vinimos a vivir, a experimentar una vida plena,, y la meditación es la llave de la puerta que abre a esa vida, que hemos olvidados metidos en el corre corre del dia a dia.
En este momento vulvo a comprovar que las cosas llegan en su justo momento.Porque en un momento más tendre un examen el cual me tiene un poco nerviosa, pero al checar mi correo,encontre esta, publicacion de CONFIA EN TI MISMO, y depronto entendi que solo debo aplicar lo que se. GRACIAS.
Saludos
Maricela
Que bueno y alentador es saber que estamos a veces en " Ese " momento justo, donde se logran los grandes milagros de esta vida. Disfrunten este momento, disfruten el fin de semana también.

Abrazos de luz.
Al servicio del Amor.
vi.

RSS

Educación de Alta Conciencia. Evolución Global. Cursos,Talleres,Formaciones,Terapias,Seminarios,Diplomados.

¡SIGUENOS EN NUESTRAS REDES!

 

CURSOS y FORMACIONES

 

© 2021   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio