De que sirve recorrer o practicar un sendero de crecimiento si frente a la adversidad no hacemos uso de lo aprendido.

El trabajo interior debe ser un aliado en momentos desafiantes en lo individual y en lo colectivo.

Toda la teoría sobre el amor, la certeza, la energía y la vibración; debe ser utilizada en estos complejos momentos.
Apliquemos la consciencia, el vínculo con lo superior, la meditación y tantos recursos como tengamos para cooperar con la sanación.

Es tiempo de que la fe de los creyentes, el contacto con lo sagrado y la unidad con lo superior se integren en armonía por una causa común: restablecer el equilibrio.

¿Te has preguntado para que nos está pasando esto?

¿Cómo colectivo humano que tenemos que aprender?

¿Cuál es el sentido de que justo ahora surge este virus ?

Quizá aparece para hacernos reflexionar, para mostrarnos algo que de otra manera no podíamos ver.

Tal vez ocurre para recordar nuestra vulnerabilidad como especie. Para mirarnos todos más allá de las fronteras como parte de algo inmenso llamado humanidad.

Desde mi comprensión este es sin duda un aprendizaje y en la medida que lo tomemos pasará más fluidamente.

Yo te invito a que reflexiones:

¿Qué miedos te ha despertado la pandemia?

¿Cómo influye en tu diario vivir?

¿De qué te preocupas mientras ocurre ?

Tal vez si profundizas puedas descubrir que algo de esto que ocurre afuera, tiene una repercusión interna. Porque si algo nos incomoda o nos asusta en el exterior sin duda refleja algo de adentro.

Y si en lugar de ocuparte del virus externo te ocupas de sanar tus virus internos . Si te haces consciente, dejas de quejarte, si paras un momento y te abrazas...

¿Entonces qué hacer?

Te propongo tres acciones concretas:

1. Centra tu atención en las noticias positivas . Puedes focalizar el número de contagiados o el inmenso número de gente sana. El número de muertos o el total de gente que se recupera. Estar consciente de tu salud agradecer y valórala. Adema hacer todo aquello que te cuide que te mantenga alegre y en consecuencia eleve tu sistema inmunológico. (La risa, el cariño, la dicha y la alegría son excelentes brebajes)

2. Pon tus herramientas espirituales al servicio de la medicina. Medita centrado en la sanación, prende velas para pedir por el más alto bien. Pronuncia mantras, coopera con las intenciones de bien. Manda Reiki o energía universal. Realiza afirmaciones positivas y centradas en lo que sí queremos que ocurra: SALUD, ARMONÍA y RE-EQUILIBRIO.

3. Pide ayuda a lo superior. Reza, haz oración. Invoca o llama a eso bueno en lo que tú crees. Pide a la Gran Madre, a la Fuente Central, a la energía medicina o a la vida. Pidamos desde el corazón y se nos dará.
Convoca Angeles, vírgenes, santos, maestros ascendidos, divinidades, guías espirituales y a todas aquellas fuerzas que sirven a la luz para que se sumen, y cooperen, con la salud de todos y de todo en este planeta.
Es tiempo de saber que desde arriba, adentro o más allá tenemos aliados y apoyos. Que si creemos en el mundo espiritual podemos acudir a el y saber que seremos sostenidos y auxiliados.
Es recordar que el pacto entre el Creador y lo creado es infinito.

Se trata de generar el campo vibratorio de lo que SÍ queremos que ocurra. En creer para crear.
Podemos sanar interiormente para expandir la energía y sanar planetariamente.

Es un tiempo preciso. De este caos hay mucho bueno que podríamos aprender. De esta difícil situación podríamos salir fortalecidos. Y quizá sea un camino más de evolución y trascendencia.

El ser humano debe volver a mirarse como hermano. Quizá sea tiempo de inclinar la cabeza y asumir que somos vulnerables. También puede ser el tiempo de volver a casa, de guardarnos, de ESTAR y de reconectarnos con lo esencial.
De valorar la salud, la libertad, el contacto con otros.
Sobre todo podríamos apreciar el lujo que significa estar vivos un día más.

* Desconozco autoría.

Visitas: 347

Respuestas a esta discusión

MUCHAS GRACIAS!!! BENDICIONES!!!

Es verdad, a veces nos olvidamos de lo simple, de lo que tenemos y hemos logrado, de agradecer o de lo que simplemente somos. Es una etapa en la que tenemos que mirar dentro de nosotros mismos, encontrar nuestra fuerza interior para proyectarla al resto de nosotros para sanarnos y sanar al planeta. Para todos un abrazo de luz.


Gracias Maria! abrazos de regreso!

Vi.


Maria Nelly dice:

Es verdad, a veces nos olvidamos de lo simple, de lo que tenemos y hemos logrado, de agradecer o de lo que simplemente somos. Es una etapa en la que tenemos que mirar dentro de nosotros mismos, encontrar nuestra fuerza interior para proyectarla al resto de nosotros para sanarnos y sanar al planeta. Para todos un abrazo de luz.


De nada Anibal, un abrazo grande!


Aníbal Solís dice:

MUCHAS GRACIAS!!! BENDICIONES!!!

RSS

Insignia

Cargando…

¡CONTÁCTANOS POR WHATSAPP!

¡GRACIAS POR TU APORTE!

Con el fin de que E.A.C. siga funcionando y puedas disfrutar de todos nuestros contenidos, puedes colaborar realizando un APORTE de cualquier cantidad.

 

 

 

 

 

 

Última actividad

A miguel angel motto le gusta la discusión '¿Has tenido alguna vez una serendipia?' de Teresa
Hace 1 hora
Icono del perfilAndrea, Alex Kabbalah y Jose Ramon García se unieron a E.A.C.
Hace 3 horas
AnaMaria bee actualizaron su perfil
Hace 15 horas
Icono del perfilRafael fonsecs, Norberto Peralta, fredybaquerovenegas@gmail.com y 2 más se unieron a E.A.C.
ayer
A elisabeth salmerón le gusta la discusión '¿Has tenido alguna vez una serendipia?' de Teresa
ayer
Concha Martínez Martín respondió a la discusión ¿Has tenido alguna vez una serendipia? de Teresa en el grupo Semillas de Sabiduría
"La serendipia hace años que la descubrí en mi vida, es constante y muy bien recibida.…"
ayer
A Concha Martínez Martín le gusta la discusión '¿Has tenido alguna vez una serendipia?' de Teresa
ayer
A Sonia Faria le gusta la discusión '¿Has tenido alguna vez una serendipia?' de Teresa
Martes

© 2020   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio