Queridos amigos de EAC,

Comparto con ustedes una postura sobre la influencia de los padres en la personalidad de sus hijos y algunos hallazgos trascendentes dignos de reflexión y debate.
Esto viene a tambalear aquellos paradigmas que históricamente han sido base y modelos generacionales de la educación y la crianza. ¿Qué opinan?
Aprovecho para invitarlos a la ponencia magistral que tendremos el honor de presenciar en nuestra sala virtual, mañana sábado 4 de junio, impartida por la Profesora Laura Cejas, en vivo desde Argentina para EAC: "Las Nuevas Mentes del Milenio", (1:30pm Arg.) (11:30 am Méx.).

Abrazos enormes,
Raquel Cherem


El mito del rol de la educación:

«Por qué los padres pueden influir muy poco en sus hijos»
Personalidad y Temperamento.

por Alejandra Godoy Haeberle



Para variar, la psicología ha “descubierto” algo que era de Perogrullo: que los hermanos nacen diferentes unos de otros y que el temperamento - con su especial configuración emocional - es la raíz biológica de la personalidad. Además, nuevamente la psicología ha tenido que desdecirse de uno de sus mitos: que la educación de los padres es decisiva en la personalidad y “normalidad” de sus hijos. Esta creencia se ha difundido tanto por los medios de comunicación que pareciera que hubiese sido demostrada científicamente. No obstante, las correlaciones encontradas no han sido coincidentes sino más bien débiles, ambiguas y parciales. Los psicólogos deberíamos andar con más humildad por la vida y teniendo mucho cuidado con lo que transmitimos, ya que fuera de ésta, hay muchas otras falacias que se están derrumbando por falta de fundamentos.

Los expertos en socialización establecieron en la década de 1950 la “hipótesis de la crianza”, según la cual, la manera de ser de los niños dependía del estilo educativo de sus progenitores. Así se originó lo que acertadamente ha sido llamado el “mayor mito psicológico del siglo”. El error - debido a problemas metodológicos - se fue subsanando a mediados de los ochenta y desde entonces se han evidenciando repetidamente los fundamentos biológicos de los rasgos básicos de la personalidad. Mientras más se refinaban los procedimientos técnicos, más se reducía la supuesta trascendencia de los padres, culminándose en un cuestionamiento al poder omnímodo de la educación. Sin embargo, estos resultados son todavía muy poco conocidos. Entre los intentos por difundirlos destacan un artículo (Harris, 1995) y, principalmente, un libro (Rich, 2000) titulado "El Mito de la Educación", con el decidor subtítulo de “Por qué los padres pueden influir muy poco en sus hijos”. Claro que no ha sido precisamente un bestseller, como lo fue por ejemplo, "La Inteligencia Emocional". ¿Será que la gente no desea saber que su rol no era tan preponderante como creía?.

Experimentos de grupos, estudios antropológicos, históricos y con animales, con familias de inmigrantes, con padres sordos y, especialmente, con familias con hijos adoptados y con gemelos univitelinos separados al nacer y criados en familias distintas, han demostrado fehacientemente (al menos hasta ahora) que la personalidad no es formada ni modificada significativamente por los padres. No se nace como “tabula rasa”, sino que filo- y onto-genéticamente diferimos en temperamento. Son los factores hereditarios los que nos predisponen a desarrollar un cierto tipo de personalidad. Los hallazgos apuntan a una influencia genética que fluctúa entre un 40% y un 60% (algunos estudios han reportado hasta un 70%), aumentando su relevancia conforme avanzamos en edad (gemelos de 80 años se parecían más que a los 30 años).

Los genetistas conductuales se apresuran a aclarar que no todo depende de la herencia ni mucho menos, que el entorno también influye en casi igual medida. Pero ante la pregunta de a cuáles factores ambientales se refieren, la respuesta es sorprendente: lo determinante en la personalidad es el grupo de pares y aquellas casuales, minúsculas e idiosincrásicas experiencias personales. El rol del entorno común es estadísticamente insignificante (1% o 2%); por ejemplo, hermanos adoptados educados dentro de un mismo hogar siguen siendo tan diferentes como dos personas elegidas al azar de familias distintas. La crianza sí impacta cuando la experiencia ha significado una conmoción psíquica. En otras palabras, bajo situaciones “normales” de educación, el estilo de los padres apenas afecta.

Entonces, dentro de la manida controversia Natur versus Nurture estaría primando lo genético por sobre lo ambiental; mas, dichas fuerzas no existen independientemente, sino que conforma un intrincado sistema retroactivo en que se combinan sinérgicamente, ocasionándose influencias recíprocas y cruzadas bidireccionalmente: el medio influye en las predisposiciones y éstas modifican el entorno. La estructura de la personalidad no es producto de una causalidad lineal sino de una multicausalidad circular, sin obviar que lo biológico no es determinista sino probabilístico. Los genes fijan límites, pero no determinan. Lo que heredamos son disposiciones, no destinos; tendencias, no certidumbres.

Dado que el efecto dependerá de cómo interactúen, más relevante que el peso de la herencia versus la experiencia, serían los mecanismos a través de los cuales lo ambiental es mediado por lo genético. El medio no influye sobre un individuo pasivo, sino que la persona misma es la que selecciona y configura su entorno a través de su propia conducta genéticamente predispuesta. El temperamento indefectiblemente afectará en la manera en que los demás se comporten con ese individuo. Es así como en niños adoptados se ha encontrado que su código genético determinó en un 30% el estilo educativo utilizado por los padres adoptivos. Por tanto, en vez de la pregunta tradicional por la influencia del medio sobre el niño, se debería poner atención al impacto que éste ejerce sobre su medio.

Postular que los genes afectan tan decisivamente sobre la personalidad va en contra del parecer común y corriente así como suena políticamente incorrecto. En vista de las desigualdades sociales, sería preferible creer en una plasticidad ilimitada (especialmente de la inteligencia). No obstante, aunque los datos son aún escasos como para llegar a una conclusión definitiva, la evidencia es aplastante para la teoría de la influencia ambiental.

Por otro lado, si bien los padres quedarán liberados de la enorme responsabilidad y culpa que se les había asignado en el desarrollo psicológico del niño, sufrirán una herida narcisista y tendrán menor esperanza en poder “cambiar” a sus hijos (capaz que así les sea más fácil aceptarlos tal como son). En todo caso, para las madres va a ser muy aliviador enterarse de estos descubrimientos. Una psicóloga alemana llegó a contabilizar 72 trastornos psíquicos infantiles que los terapeutas atribuían a las madres (incluso la esquizofrenia: “madre esquizofrenogenica”). Por otra parte, estos hallazgos ayudan a entender por qué fracasan las campañas destinadas a jóvenes elaboradas por adultos y no por pares.


Agradecemos este aporte de nuestra amiga Alejandra Godoy Haeberle - Psicóloga de la Universidad Católica de Chile, especializada en Psicología Clínica de Adultos y Parejas, Doctorada en Psicología Clínica en la Freie Universität Berlin, Westdeuschland. Ha publicado interesantes artículos respecto al Eneagrama, la Psicología y la Psicoterapia, en su blog http://blogalejandragodoyh.bligoo.com/

Bibliografía utilizada en este artículo:
- El mito de la educación. Por qué los padres pueden influir muy poco en sus hijos, Judith Rich Harris, traducción de Mercedes Cernicharo y Dimas Mas, Col. Grijalbo Mondadori, Editorial Grijalbo, Barcelona, España, 1999, 532 pp.


Tomado de: http://www.personarte.com/educacion_hijos.htm

Visitas: 100

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

¡Aleluya! Por fín alguien confirma algo de lo que yo venía diciendo hace tiempo. Me enojaba enormemente que, siempre que salía un hijo "descarriado" se culpase a los padres y a su forma de educarlo. Yo siempre decía que eso sí se inculpaba a los padres, en cambio nunca había oido decir cuando un hijo era superdotado que eso se les atribuyese a los padres y a su educación, lo cual me parecía una tremenda injusticia. Yo eso lo discutí con un par de psicólogos que vinieron a darnos una charla al colegio de mis hijos cuando estos eran pequeños y,según ellos, más ó menos tenías que leerte un manual cada vez que fueses a reprenderlos, no fuera que les fueses a traumatizar. Yo no pude aguantar más y me levanté en medio de la charla y les dije: "Que suerte habreis tenido vosotros de nacer de unos padres psicólogos que tuviesen otros padres psicólogos y así en sucesivas generaciones porque sereis los únicos del mundo que no esteis traumatizados. Yo me llevo 2 años con mi hermano mayor y cuando hacíamos algo mal y mi madre no sabía quien de los dos lo había hecho, nos daba un cachete a cada uno por si acaso y nunca me he considerado traumatizada. Eso no quiere decir que esté de acuerdo con darle una paliza a un niño para nada, pero a veces, cuando los razonamientos no sirven, es mejor un cachete que que el niño meta los dedos en un enchufe. Pienso que la educación es como la comida: yo teno 4 hijos y he tratado de ser la misma madre para cada uno de ellos, pero igual que a ninguno de ellos les gusta el mismo plato condimentado de la misma manera, así mismo las enseñanzas que les he tratado de inculcar cada uno las ha recibido de una forma diferente, precisamente porque cada uno nace con un caracter diferente"
Muchas gracias por este interesantísimo aporte. Un abrazo, querida amiga.
Hola Elena,

Gracias por tu comentario, estoy de acuerdo contigo en que cada cabeza es un mundo. Tengo dos hijos que me han enseñado a valorarlos y dirigirme a cada uno como "único e irrepetible", lo cual me ha llevado a través de los años, a transformar significativamente el funcionamiento de mi hogar. Yo le llamo a este proceso: De la autoridad a la conciencia equitativa. He tenido que dejar atrás "todo lo aprendido" para poder fluir y co-crear junto con ellos desde otra plataforma.

Me queda claro que genéticamente somos una caja de pandora. El ADN ha podido transformarse y hoy hablamos de "nuevos seres" y "nuevas estructuras" (nuevas para nosotros que apenas lo estamos descubriendo de forma científica), sin embargo, quedamos atrapados en viejos paradigmas de percepción. Esto me lleva a pensar un poco más allá (bastante), con respecto al tema de la crianza y la escolaridad...

Si el factor -temperamento- es clave en la evolución y desarrollo de un individuo, socialmente hemos cometido (perdonen o agradezcan mi atrevimiento), el "error" más grande de la historia: la escuela. Hoy estamos viendo la caída del sistema educativo debido a que sus fundamentos y expectativas no concuerdan en gran parte con nuestro sistema neuro-biológico, en primera instancia, para no irnos más lejos.

¿Cómo podemos esperar que 30 alumnos en una misma aula evolucionen y desarrollen sus capacidades y talentos de forma genuina, cuando técnicamente esperamos "los mismos resultados" en exámenes académicos que dicen medir el aprendizaje y no están tomando en cuenta el factor genético (probabilístico, porque tampoco es un 100% certero) de cada uno? ¿Cuántos tipos de temperamento hay? ¿Es posible dividir la educación escolar bajo distintos rubros, basados en el temperamento y la personalidad individual (tanto del alumno como del docente) para propiciar una educación eficiente e integral?

Si partimos de la base de que los padres tenemos una mínima influencia sobre la personalidad de nuestros hijos, ¿qué hay sobre la influencia de los maestros a sus alumnos?

¿Estamos dispuestos a crear otra realidad familiar que nos ayude a disfrutar del verdadero valor de la crianza?


Abrazos Elena!
Raquel
Gracias x el aporte, yo tngo solo 2 niños y trato de ser igualitaria cn ambos pero casi siempre me es imposible,ahora me quedo mucho mas tranqui cn todo este conocimiento, y ya no me tengo q poner mal x q las cosas no me salen "parejas",x q en realidad ellos son distintos.
Abrazos Lucrecia
Si estoy dispuesta a crear otra realidad!!!!!! Ya la estamos crando Gracais por desculpabiizarnos cada vez mas dentro de poco diré ¿es esa mi hija? estan segurosss?? jajajajaja Gracias otra vez Raq por tus aportes Geniales1
¡Doris! Justo pensaba eso mientras compartía... A los que llamamos nuestros hijos, estoy segura que son hijos de un plan divino que no tiene nada que ver con las ilusiones que hemos creado. La única certeza que tengo es que la crianza es un camino para reconocer la luz que tenemos dentro y la oportunidad constante de reencontrarnos con nosotros mismos.

Besos,
Rak
Estimada Raquel, interesante articulo. Tambien estoy de acuerdo con los puntos del articulo
ME PARECE UN TANTO DISCUTIBLE

Nuestros niños de hoy son tan sensibles , que muchas manias, talentos, aptitudes y actitudes la cogen del medio, de los objetos con las cuales interactuan tv e internet

Responder a debate

RSS

Educación de Alta Conciencia. Evolución Global. Cursos,Talleres,Formaciones,Terapias,Seminarios,Diplomados.

¡SIGUENOS EN NUESTRAS REDES!

 

CURSOS y FORMACIONES

 

Última actividad

A Sonia Faria le gusta la discusión 'No dormir bien descontrola tus emociones' de Natalia Rodriguez
Hace 3 horas
Orlando López Morales respondió a la discusión Libro PDF: El Centro se distingue por su Levedad de Bert Hellinger de Violeta Zurkan en el grupo Libros
"Gracias Violeta: Fascinante regalo, gracias por compartirlo, al final del libro hay referencia…"
Hace 5 horas
Natalia Rodriguez ha publicado una discusión
Hace 5 horas
El grupo de Violeta Zurkan se ha destacado
Miniatura

Libros

En este espacio podran bajar libros en PDF, Word . Una gran variedad de temas relacionados con el…Ver más
Hace 6 horas
Claudia Tuchán respondió a la discusión Libro PDF: El Centro se distingue por su Levedad de Bert Hellinger de Violeta Zurkan en el grupo Libros
"Buen día, por favor alguien podría enviármelo a mi correo, anticipadas…"
Hace 7 horas
Violeta Zurkan respondió a la discusión Origen Emocional y Transgeneracional de la DIABETES. de Violeta Zurkan en el grupo TERAPIA TRANSGENERACIONAL
"Asi es Orlando, abrazo grande."
Hace 7 horas
Hilda ahora es miembro de E.A.C.
Hace 8 horas
Orlando López Morales respondió a la discusión Origen Emocional y Transgeneracional de la DIABETES. de Violeta Zurkan en el grupo TERAPIA TRANSGENERACIONAL
"Es una hermosa explicación a un síntoma que cada día tiene atrapado muchas…"
Hace 9 horas

© 2021   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio